Apolo fue mucho más que un perro para mí, fue familia, confidente, ese motivo para dar un paseo y compañero incondicional durante muchos años, 12 para ser exacta. Cuando nos tocó despedirnos por causa de una p#ta enfermedad llamada cáncer, en plena pandemia, sentí un vacío inmenso, sin duda una parte de mi alma se fue con él.

Recuerdo que una tarde a los pocos días de su partida, buscando fotos en las que estuviéramos juntos, me di cuenta que si bien teníamos miles de recuerdos, no tenía las fotos que me hubiera gustado. Fue ahí cuando sentí la importancia de cómo una imagen podía mantener vivo su espíritu. Movida por esta necesidad, decidí embarcarme en este proyecto que he llamado “La Fotógrafa de Animales”, con la firme convicción de que a nadie más le suceda lo mismo.

Cada vez que miro a India, mi compañera desde hace 13 años, sé que ella, junto a Apolo, son la fuerza detrás de esta nueva aventura.  Juntas, capturaremos la esencia y personalidad única de cada perro. 

Los invito a unirse a nuestro viaje y agradezco su apoyo en esta nueva etapa de mi vida!

¡Un abrazo fuerte! 

India y Marina.